Open Site Navigation

Necesario integrar tecnología capaz de eliminar el COVID19 en el aire

A dos años del impacto mundial del COVID19 y sus nefastos efectos en las diversas estructuras sociales, ya son varios los países que comienzan a arriesgarse a flexibilizar sus medidas de prevención como en la República Dominicana, sin embargo, dos interrogantes prevalecen en la actualidad: ¿cuándo terminará la pandemia?, y ¿cómo podemos evitar que algo así vuelva a suceder?


Aunque la contestación no es una simple e implica múltiples factores, la Junta Independiente de Investigación Estratégica de Aire Compartido de los Estados Unidos, plantea que la clave está en la desinfección del aire.


Y es que, a pesar de que ya conocemos que el SARS-CoV-2 es transmitido mayormente por aerosoles a través del aire compartido, poco se habla de la calidad del aire en espacios cerrados.


“Las medidas implementadas hasta hoy, como la vacunación y el uso de mascarillas, son necesarias y han logrado grandes avances, sin embargo, deben ser combinadas con estrategias que contemplen la salubridad del aire en espacios interiores, ya que se ha demostrado que es la principal vía de transmisión. Más aun tomando en cuenta que pasamos un 90% del tiempo compartiendo el aire en oficinas, escuelas, comercios y lugares cerrados”, indicó Nelson Traverso, único puertorriqueño miembro de dicha junta.


El perito en temas de tratamiento y protección de calidad del aire sostuvo que, incluso desde antes del surgimiento del COVID19, ha existido tecnología capaz de eliminar patógenos en el ambiente. Muchos de estos dispositivos han sido actualizados tras el surgimiento del nuevo virus y se han diseñado estrategias multicapas que integran la aplicación de varios métodos para lograr una eficacia superior al 99% en la eliminación de virus en el aire. Según explica, esto no solo será un elemento crítico para lograr superar la actual pandemia, sino que preparará al mundo para responder de manera efectiva a eventos futuros de transmisión de virus por vías aéreas, ya sean nuevos o endémicos como la influenza o la gripe.


“En 2017 se nos alertó de un hospital en República Dominicana donde docenas de recién nacidos morían a causa del SARS-CoV-1. Este virus, muy similar al coronavirus que actualmente ataca nuestra seguridad, fue responsable de las muertes de 14 recién nacidos en incubadoras. Mediante la aplicación de tecnologías que utilizan la oxidación foto catalítica a través de la producción de peróxido de hidrógeno, logramos la eliminación en su totalidad de los patógenos que estaban causando la muerte de los infantes. Asimismo, tras el paso del Huracán María, esta tecnología se llegó a usar en Puerto Rico en salas de operaciones de Centro Médico por médicos del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR”, aseguró Traverso quien también dirige la fundación Puerto Rico Leads las Américas, que advoca por el acceso a aire seguro y limpio de patógenos.


Según detalló la ingeniera de compuestos, Lissy Oquendo, la fotocatálisis es una tecnología de origen militar empleada en guerras antimicrobianas, que logra una oxidación segura y eficaz de las paredes celulares de hongos, virus y bacterias destruyéndolas con peróxido de hidrógeno en gas y no vapor.


“A través de estos dispositivos, se impacta el aire continuamente dentro de un espacio cerrado sin necesidad que las personas salgan del lugar. El aire, se mueve a través de un componente foto catalítico e inyecta a nivel molecular un átomo adicional de oxígeno a la humedad para lograr formar peróxido de hidrógeno (H2O2) en gas y no vapor, que es seguro y efectivo para desinfectar el aire y las superficies”, dijo la ingeniera.


Por su parte, el doctor Henry Cátala Zayas, especialista en enfermedades infecciosas, indicó que estas estrategias de limpieza y desinfección del aire compartido no son ajenas a las instituciones hospitalarias, ya que existen requisitos de cambios de aire en las que se exigen un mínimo de 12 cambios de aire, con una meta de 20 cambios por hora, para disminuir los riesgos de transmisión marcadamente.


Según Cátala Zayas esto se puede lograr con una tecnología activa de eliminación de patógenos que produzca hidrógeno de oxígeno. “Se considera activa, ya que funciona al localizar el patógeno en el aire y eliminarlo antes de que tenga tiempo de causar daño. Esto contrasta con una tecnología pasiva que requiere que los patógenos pasen a través de un filtro como reacción al flujo de aire. Esta tecnología, además se considera activa porque proyecta una red protectora sobre el espacio interior y rastrea activamente la amenaza para eliminarla del aire”, indicó el doctor al tiempo que detalló que “es interesante porque a su vez, hay una parte electroestática donde el hidrógeno y el oxígeno tienen cargas negativas y positivas y los patógenos tienen también en sus paredes algún un tipo de carga, así las moléculas de ambos al atraerse logran la destrucción de virus y bacterias”.


Esto pone en relieve que, aun cuando la pandemia de COVID-19 ha develado las profundas vulnerabilidades de las sociedades alrededor del Globo, por otro lado ha impulsado a la tecnología como una aliada para la lucha contra este nuevo virus a través de la protección de un recurso tan esencial y compartido como el aire.

3 views0 comments